Millos hizo la tarea

Millos hizo la tarea

Millonarios derrotó por 2-0 a Uniautónoma este domingo y se acerca a la zona de clasificación

El calendario dice que, de los nueve partidos que quedaban en el todos contra todos, Millonarios sería local en seis de ellos y solo saldrá de Bogotá para jugar en Barrancabermeja y dos veces en Medellín. La tabla de posiciones dice que, con los 14 puntos con los que llegaba el equipo al partido, y sumando los 18 que quedan como local, se alcanzarían 32 puntos con los que, en teoría, es suficiente para asegurar una plaza en los Playoffs. La tarea, sin ir más lejos, es hacer todos los puntos como local y aprovechar ese cierre de calendario para recuperar posiciones.

Uniautónoma era la primera estación de este recorrido azul contra todo y contra todos en busca de la clasificación. Si se jugaba bien, regular o mal, no importaba. Primaba el resultado (como siempre) por encima del funcionamiento. Al final, una victoria cómoda por 2-0 mostrando buen fútbol por lapsos, alejando mucho al rival del arco de Vikonis y con un Elkin Blanco inspiradísimo que no solo quitó todo lo que se pasó por su lado, sino que fue el primero en sacar jugando al equipo en ataque.

El primer tiempo había mostrado al equipo azul fuerte en el colectivo, pero fallando al pisar el área. La más clara la había tenido el Pocho tras una jugada por izquierda, pero el argentino, casi debajo del arco, envió el balón al horizontal y la picabarra no terminó en final feliz. Nadie lo podía creer. Afortunadamente, el mismo Insúa tuvo su revancha y se reivindicó, casó un rebote en el borde del área y remató para mandar la pelota al fondo de la red del arco norte. Era el 1-0, más que merecido, y el gol 100 del "Pocho" como profesional. Así terminó el primer tiempo, Vikonis era un espectador más, que observaba cómodo como el equipo derrotaba de forma cómoda a los delfines.

Para el complemento, aunque Uniautónoma trató de llegar a gol como no había pasado en la etapa inicial, Millonarios controló con tranquilidad su ventaja. De aquí hay varios hechos destacados: El gol pésimamente mal anulado a los Embajadores (nadie sabe todavía qué fue lo que pitó el central) y el blooper del árbitro, que resbaló y cayó al terreno de juego para generar la risa y la chifla de todos los asistentes. Desde ese momento, el juez le pitó todo contacto a la visita, quizá como revancha de su "oso".

Sobre el final, Vikonis ensució su uniforme y salvó a mano cambiada un centro que pudo ser el empate y que se constituyó en la única jugada de riesgo de la visita, y cuando el partido estaba por terminar, Michael Rangel anotó su sexto gol del campeonato, un cabezazo pleno en todo el corazón del área que dejó sin chances al portero. Fue el 2-0, para darle un poco más de justicia al marcador, y así llegó el final. Millos ganó, y ganó bien.

La siguiente estación será el Atlético Huila, otra vez en El Campín el próximo domingo a las 2:00 PM. La clasificación está en casa, y así como hoy era una obligación sumar de a tres, ante los "opitas" la obligación regresa. El octavo ya está a solo un punto y hay mucho camino por delante.

Twitter: @elmechu

Encuesta
¿Para qué está Millos en el 2015?