Jonathan mostró el camino

Jonathan mostró el caminoJonathan Estrada fue la figura y Michael Rangel volvió al gol en la victoria sobre Bogotá

Millonarios derrotó a Bogotá F. C. este jueves y pasó a comandar el grupo G de la Copa Águila

Se había terminado el primer tiempo, desde los 21 minutos las más de siete mil personas que llegaron al estadio habían empezado a silbar al equipo en la cancha porque se jugaba solo con pases laterales y hacia atrás, porque Millonarios no jugaba bien ni tenía actitud y porque la única acción de riesgo en 45 minutos que produjeron sueño y ganas de dormir fue un remate al palo... de la visita.

En el entretiempo, mientras la lechona y la gaseosa se agotaba en los espacios de comida en Occidental, las caras de los hinchas eran de absoluta preocupación por el nivel mostrado por el equipo y por la cercanía de los dos partidos que el hincha jamás acepta perder contra los dos rivales más odiados. Los viejos conocidos se saludaban, y mientras comían o bebían analizaban lo que estaba pasando en la cancha, incluso advirtiendo unos a otros que, de seguir así, se podría llegar al resultado impensado de perder contra un equipo de la B en casa.

Salieron de nuevo los equipos al campo y se anunciaron los cambios de Jonathan y Maxi en lugar de Ovelar y Barreto. Y luego del pitazo, Millonarios solo necesitó de 45 segundos para calmar la tensa presión de la gente en las tribunas. Jonathan Estrada tomó la pelota en su propio campo y puso un pase de magia para dejar a Henry Rojas solo frente al portero. Una vaselina hizo el resto, y por fin 1-0. Lo que en 45 minutos no había sido posible lo transformó en tranquilidad el calidoso de la camiseta 10.

Después, con el marcador a favor, cambió la actitud y de nuevo el 10 se echó el equipo al hombro. Cuando la pelota pasaba por sus pies, Millonarios se juntaba bien, aunque sin ser punzante en ataque. Con el paso del tiempo, tal como ya ha venido sucediendo en este 2016, el equipo empezó a darle tiempo y posesiòn al rival para defender la ventaja. Sí, Millos defendía un 1-0 en su propia casa contra un equipo de la B.

Vino la expulsión de Carlos Valencia, que jugaba su segundo partido con el club Embajador, y con los tres cambios quemados (Rangel ingresó por el juvenil Carrascal), Israel cambió tres veces de posiciones para suplir la ausencia del lateral derecho: primero puso a Robayo como central, luego lo puso como lateral derecho y Vega pasó a ser el zaguero, y finalmente optó por dejar a Vega como lateral derecho y a Blanco como el compañero de Henao en la dupla de centrales.

Bogotá se vino encima, y aunque no fue un dominio arrasador, el visitante se las arregló para, por momentos, tocarle la pelota a los azules en la media cancha y aproximarse con algo de riesgo sobre los predios de Sánchez, sobre todo aprovechando que los nuestros no cazaban un solo rebote ni dentro ni afuera del área.

Parecía la típica historia de partido que nos empatan sobre la hora, en las gradas hasta algo de miedo de un potencial gol bogotano se alcanzó a sentir. Si pasaba, la despedida a Israel y a los jugadores no hubiera sido nada pacífica. Menos mal, cuando faltaban cinco minutos, Rangel aprovechó un descuido en defensa de los visitantes luego de un tiro de esquina y con furia fusiló el arco norte para poner el segundo de la noche, justito el día en el que reaparecía tras varias semanas por lesión.

Con el 2-0 y el partido asegurado la hinchada se tranquilizó y empezó, como siempre pasa, a calentar con cánticos el clásico capitalino del próximo domingo. Los hits de siempre sonaron desde Norte y Sur, con eco en Oriental y Occidental. "El domingo cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar". 

Millonarios tomó dos puntos de ventaja sobre Equidad y ya es líder del grupo. Vienen dos juegos seguidos contra otro equipo de la B, Tigres, primero en Soacha y luego en El Campín. En la teoría, con dos triunfos sobre el antiguo Expreso Rojo será suficiente para lograr la clasificación anticipada a la siguiente fase de la Copa, único objetivo de este semestre para esta competición. Si se tiene en cuenta el rival, la plaza y los nombres, dos victorias es lo mínimo por conseguir.

Twitter: @elmechu
 

Encuesta
¿Para qué está Millos en el 2015?