En blanco contra el blanco

En blanco contra el blanco

En su segunda presentación del Finalización, Millos empató sin goles nuevamente, esta vez contra el Once Caldas en casa.

Desde por la mañana, se sentía en la ciudad el ambiente de toda la gente, que desaforaba en las calles y por las redes sociales tantos días de ausencia, de espera por volver a la casa de siempre. La asistencia no estuvo nada mal, la gente, como el semestre pasado, llegó en masa a las tribunas para alentar a su equipo.

En la cancha, el equipo tuvo un buen primer tiempo. Comparando con el partido contra Pasto, el equipo mostró mejoras en ataque. Rangel ya se veía más acoplado, Maxi volvió a ser la figura rompiendo cinturas por las bandas, Machado se convirtió en la mejor arma por su zona. Hubo llegadas, pero Cuadrado, como siempre que juega contra Millonarios, fue Íker Casillas por una tarde. En defensa, el dolor de cabeza estuvo en las malas entregas saliendo que hacían que el Caldas generara contragolpes. Sobre el final, en la opción más clara, Maxi puso un centro preciso a Rangel, que cabeceó por encima del arco.

La segunda parte, en cambio, fue muy negativo para Millos. En esos 45 minutos finales se desnudaron muchos errores. Primero, al equipo se le vio sin forma física y a los jugadores le les notaba rendidos. El Caldas, que no era la gran cosa, terminó siendo el dominador del partido y sometiendo a Millos.

Entró Máyer por Insúa, y tras del hecho vino una pequeña ráfaga en la que se volvieron a generar opciones, incluyendo una acción de pena máxima que el central no señaló y un gol anulado (bastante dudoso). Después, otra vez fue el Caldas el que puso las condiciones, ayudado por el segundo cambio azul, la salida de Robayo por Agudelo, que hizo que los Embajadores se partieran en la cancha, haciéndole las cosas más fáciles a la visita.

Sobre el final, Lewis Ochoa salió lesionado. Un pequeño esguince de rodilla que lo dejará por fuera del próximo juego ante el Cúcuta del próximo viernes.

Por ahora, dos salidas y dos empates sin goles. Aunque se ven mejoras colectivas en lo ofensivo, todavía se siente la ausencia de Uribe. En líneas generales no jugamos bien, sobre todo en el segundo tiempo. Queda mucho camino todavía, pero ya hay una deuda pendiente, la de recuperar afuera los dos puntos cedidos ante el equipo blanco, contra el que nos fuimos en blanco.

Twitter: @elmechu

Encuesta
¿Para qué está Millos en el 2015?