Con lo justo

Con lo justoMomento en el que "Manga" Escobar anota el segundo tanto azul de la noche en Techo

Millonarios derrotó 2-1 a Bogotá F. C. y consiguió su primera victoria de la Copa Águila 2015

Hasta los 44 minutos del primer tiempo, la historia que se vivía en el estadio de Techo era muy parecida a la del domingo anterior contra Fortaleza. Millonarios perdía 0-1, no jugaba bien, fallaba al pisar el área rival, no tenía variantes, nadie le pegaba desde afuera, los jugadores querían entrar tocando hasta la línea de gol y la defensa bogotana sacaba todo lo que llegaba. El canto del "movete, Millos movete" sonaba desde la Popular y en Occidental un grupo de niños y señoras gritaban felices porque Bogotá F. C. estaba haciendo su negocio. Lo habían hecho los de Fortaleza y lo hacían los de Bogotá ahora, gozaban con el dolor ajeno, el dolor de los fieles azules que llegaron a acompañar una vez más a pesar del Estereo Picnic y de los Rolling Stones.

Era como revivir la historia del último partido en vivo y en directo, pero con menos gente en las tribunas y más frío en el ambiente. Entonces, en una jugada de otro partido, Maxi Núñez tuvo una ráfaga de claridad y remató con precisión para poner el empate apenas segundos antes de que el central señalara el final de la primera etapa. En la tribuna se sintió extraño porque entre las grandes cualidades del argentino no está la de definir, pero el remate fue preciso y sirvió para volver a la vida en el momento justo. Muy seguramente, por como se daba el trámite del juego, si ese gol no entraba antes del entretiempo estaríamos contando historias de crisis y demás en estas letras.

El segundo tiempo trajo de entrada el ingreso de Andrés "Manga" Escobar en lugar de Henry Rojas, y de inmediato el número 21 de los azules se convirtió en la figura del partido. Con él en la cancha el equipo mejoró en orden aunque sin ser muy virtuoso. El otro factor clave fue el ingreso de Ovelar en lugar de Yulián Mejía, quien no tuvo la duficiencia para echarse el equipo al hombro como volante 10. Un minuto después de la sustitución, Ovelar pivoteó un centro al área desde la izquierda y Escobar aprovechó para rematar cruzado y poner el 2-1 a favor. Lo que era una pesadilla se había convertido en el deber ser, Millos remontó y pasó al frente en el marcador.

Minutos después, Bogotá tuvo el empate pero Ramiro Sánchez, que debutaba en el arco azul desde que llegó hace nueve meses, hizo la gran atajada del partido y evitó el susto para la parcial azul en la tribuna. En Millos, "Manga" fue clave para aprovechar con su gambeta y velocidad los contragolpes de los azules ante los espacios del local. Con el paso de los minutos, las mujeres y los niños que animaban a Bogotá se quedaron en silencio. Esta vez una hinchada de un equipo de la B no pudo terminar su fiesta contra nosotros. Y los azules salieron conformes con el resultado aunque el juego colectivo del equipo en ataque sigue sin convencer del todo.

Maxi anotó en un momento clave y "Manga" entró para desenredar un partido que parecía escaparse. Millos ganó su primer partido de la Copa y quedó a un punto de Equidad con un partido menos. Millos volvió a depender de sí mismo en el grupo y deberá repetirle la dosis al rival de hoy el próximo miércoles pero esta vez en El Campín. Y como se repiten las variables, lo único que va a servir es ganar, no importa el marcador ni la forma. El grupo hay que ganarlo sin excusa alguna.

Twitter: @elmechu
 

Encuesta
¿Para qué está Millos en el 2015?