A un paso de los Playoffs

A un paso de los PlayoffsFoto: Ingrid León

En un partidazo, Millonarios derrotó al Medellín, sigue en los ocho y quedó cerca de alcanzar su clasificación.

De todos los rivales que visitaron El Campín durante este todos contra todos, sin duda el Medellín fue el más duro de todos. Por el rival, por la necesidad, por el momento del torneo y por la forma como se logró, el del sábado fue uno de esos tres puntos que valen más que tres puntos. Esta es una victoria que, por pasión, es fundamental, como aquella de Manizales.

Porque ese Medellín empezó el partido como una aplanadora y se nos fue encima, los rojos llegaban muy fácil sobre el arco de Vikonis y con mucho peligro. Pero Millos fue el que pegó primero. En su primera llegada de gol, en un tiro de esquina, la cabeza de Román Torres mandó la pelota al fondo del arco sur y el estadio, que otra vez fue una caldera de pasión, explotó.

Era el 1-0, y esa jugada, sumada a una atajada de Vikonis minutos después, fueron determinantes en el desarrollo del primer tiempo, porque Millonarios se acomodó mejor en el campo y empezó a neutralizar al Medellín, otra vez despilfarrando opciones de gol desde todos los sectores. Solo hasta el final de la inicial hubo una reacción de la visita, que nos empezó a ganar todos los rebotes y a volver a inclinar la cancha. Era un partidazo, que estaba a favor nuestro.

En el complemento, el golpe. Un tiro libre que parecía fuera de riesgo se metió por el primer palo de Vikonis para el empate parcial. Luego, el desespero. Momentos en los que a Millos se le fueron las ideas por el golpe anímico del empate. Luego, los cambios de siempre y el ingreso de Máyer y Maxi, pero las cosas no salían y el camino se veía nublado.

Entonces, llegó la figura de Rafael Robayo para volver a hacer explotar de delirio al estadio. Primero, con un pase gol de cabeza que dejó servido a Maxi para el segundo de la noche cuando la cosa se veía más complicada (otra vez se fue a celebrar como un loco, pero esta vez hacia la zona de los Comandos) que desató la histeria colectiva en las tribunas porque en serio estaba muy complicada la cosa, y luego con una pintura de gol con finta al portero incluida cuando se jugaba el tiempo de reposición para asegurar la fiesta y los tres puntos.

En las tribunas, los hinchas que volvieron a llegar en gran número no podían de la felicidad, abrazos entre todos, dedicatorias al cielo, lágrimas en algunos que desaforaron toda la pasión y toda la energía alentando para recibir su premio. Ganamos el juego más difícil, estamos a un paso. Podríamos clasificar mañana si se dan resultados, pero igual ante Santa Fe dependemos de nosotros mismos.

Millos tuvo al frente a un rival muy duro y le ganó un partido muy duro con casta. El próximo domingo hay que volver a estar y reventar las gargantas, no importa si la localía es para el vecino. Somos Millonarios.

Twitter: @elmechu

Encuesta
¿Para qué está Millos en el 2015?