33 mil en la cancha, millones en el mundo

33 mil en la cancha, millones en el mundoGran recibimiento de la hinchada más grande al equipo más grande en su partido contra el Cali. Foto: Gabriel Jiménez (@elmechu)

La hinchada de Millonarios aprovechó la medida de no permitir hinchada visitante y llenó las tribunas del estadio, mostrando lo mejor de su repertorio.

Por primera vez en el año, las autoridades distritales entendieron que El Campín se ve más lindo pintado de azul que con espacios y sillas vacías por la medida aquella de ser "incluyentes con los visitantes". Y no es que sea malo tener visitantes, porque eso le da color al fútbol. Pasa que, en escenarios pequeños sin tribuna visitante como El Campín (que cada vez que es remodelado pierde capacidad), el espectáculo se priva de tener marcos imponentes y la estética baja.

Ante el Cali, volvimos a ver ese Campín azul en su totalidad que tanto le gusta al mundo. Ya no habían sillas vacías por disposición de PMU. Esta vez, éramos solo nosotros, como debe ser porque esta hinchada, la más grande de Colombia, no necesita foráneos para llenar el estadio. Más de 33 mil personas en las tribunas. Para que se haga un cálculo, el vecino en su partido más importante de Libertadores solo metió 19 mil. Está demostrado, Bogotá es azul y blanca.

Y la hinchada mostró ante los "azucareros" lo mejor de su repertorio. Y como el partido iba por televisión abierta, todos los millones de corazones azules que no pudieron estar en las tribunas lo vieron en Colombia y en el mundo. Desde Canadá hasta Australia, pasando por Europa, África y Asia. La bandera más grande del mundo extendida cubriendo el estadio y el humo de los extintores adornándola, los tifos en la tribuna sur (uno en cada tiempo) y los tapatribunas en Norte, el canto a todo pulmón del himno de la ciudad. Las luces, otra vez al minuto 15, que hicieron que de nuevo el estadio brillara con luz propia. Para propios y extraños fue un show de esos que los mejores artistas del planeta cobran duro por ver, y que se presenció gratis.

Luego, lo de siempre. Cantos, aplausos, angustia, motivación, gritos, chiflas a los visitantes. Hasta el canto del "Movete" cuando Andrés Pérez quiso dañar la fiesta (finalmente no lo consiguió) y tres abrazos de gol. Hay quienes dicen que no hay sentimiento más sincero que dos hinchas del mismo equipo abrazándose en un gol de su equipo así sean desconocidos y se hayan visto por primera vez hace menos de dos horas. Tienen razón.

El domingo, en Palmaseca, los hinchas azules no tendrán ingreso al escenario. Tal como pasó el jueves, para el domingo solo habrá hinchada local. Millonarios jugará contra 50 mil caleños en las gradas, pero de corazón será acompañado por millones de corazones que desde cualquier parte enviarán su buena vibra. Esos millones que cada seis meses se ilusionan con una nueva estrella y que aunque no estarán presentes de cuerpo, estarán enviando todo el aliento del alma para lograr el cupo a la gran final.

Twitter: @elmechu

Encuesta
¿Para qué está Millos en el 2015?