15 minutos de artillería pura

15 minutos de artillería puraMomento en el que Federico Insúa anota el primer gol de la noche en un cobro de tiro libre (Foto: Ingrid León)

Millonarios fue contundente y apabulló al Envigado en el partido de ida de los cuartos de final.

Si de algo sirve arrancar como local una serie eliminatoria a ida y vuelta es que se debe aprovechar ese primer partido para sacar la mayor diferencia de gol posible y tratar de dejar caído anímicamente al rival en el partido de vuelta.

Justamente, eso hizo Millonarios, el equipo más goleador y el que tiene mejor diferencia de toda la Liga, el equipo que no sabe lo que es perder en El Campín y que fue uno de los mejores locales de la Liga ratificó su condición e hizo la tarea: despachó al Envigado con tres goles en los últimos 15 minutos para tomar una ventaja muy amplia de cara al partido de vuelta.

La noche, pintada de un azul hermoso acompañada del humo azul y blanco, después del amarillo y rojo, y más tarde de un montón de luces que adornaron el escenario, arrancó con un muy buen gol de Insúa en un tiro libre que abrió el camino muy temprano. Luego, Millos bajó las revoluciones, no fue incisivo ni punzante, perdió el dominio y dejó crecer al Envigado. En el circuito azul no lograba conectarse Reina, que volvía luego de su larga recuperación de una lesión. Para el final del primer tiempo, Envigado fue de menos a más y los Embajadores, al revés.

El segundo tiempo tuvo treinta minutos de puro dominio naranja en los que los nuestros lucieron partidos y sin ideas. Fue ahí cuando apareció Andrés Cadavid para convertirse en el salvador de los nuestros ante cada etapa naranja. Para cuando el reloj marcaba el minuto 75 del global, la ventaja era poco suficiente pensando en la vuelta y el central número 5 se llevaba todos los aplausos.

Pero en esos últimos quince minutos, gracias a un error tremendo de la zaga envigadeña, apareció Fernando Uribe para anotar el segundo, que daba más tranquilidad. Y con eso el delantero se las arregló para arrebatarle el trono de figura de la cancha a Cadavid, redondear su noche con dos goles más (uno un cabezazo impresionante al ángulo y otro aprovechando un nuevo error en la defensa naranja) y llevarse así el balón a su casa.

Millos no brilló como en otras jornadas pero fue muy contundente y arregló la serie en quince minutos sobre el final. Decir que "ya estamos clasificados" todavía no estaría bien porque todos recordamos lo sucedido en Barranquilla/2011, pero sí podemos decir que tenemos pie y medio en las semifinales y solo basta redondear esta muy buena ventaja el próximo domingo en el Parque Estadio.

Twitter: @elmechu

Encuesta
¿Para qué está Millos en el 2015?