Gracias por todo, Román

Gracias por todo, Román

El defensor panameño dejó a Millos y se unió el miércoles a trabajos con el Seattle Sounders, de la MLS. Dejó una carta de despedida, y aquí van unas palabras de despedida.

Llegó a Millonarios para el segundo semestre de 2012, al mismo tiempo que Hernán Torres y Wason Rentería, para cumplir el sueño de la mayoría de los colombianos: darle, por fin, la estrella 14 a la hinchada más grande de Colombia aquel 16 de Diciembre.

Román vivió con Millonarios un excelente ciclo en su paso de tres años con el Club. Más de un centenar de partidos jugados, dos Copas Sudamericanas, una Libertadores, un subtítulo de Copa y muchos juegos con la banda de capitán. A toda la afición se la ganó con sus presentaciones en la cancha. Fuerza, rigor, táctica, ganas, amor por la camiseta. Junto con Pedro Franco, formaron la que puede ser la mejor dupla de centrales que hayan visto las últimas generaciones azules.

Román no solo fue un verdadero capo en la zaga imponiendo su liderazgo y voz de mando, haciéndose impasable, corriendo cada pelota y despertando terror a los rivales. También por sus goles, siete en total, varios de ellos dejando muchos recuerdos a los hinchas desde el primero que terminó en un triunfazo sobre la hora hasta el último en el más reciente clásico. Nacional fue el equipo al que más veces le vulneró la red.

Como dato curioso, también fueron siete las veces que Torres vio la tarjeta roja.

Sus goles:

El primer gol de Román con Millos fue un zapatazo de media distancia cuando se jugaba el tiempo de adición contra Chicó, en El Campín el 2 de Marzo de 2013. El arco norte del estadio fue el testigo de la primera celebración del panameño con la camiseta azul.

Seis meses más tarde, otra vez en el último minuto, Román se volvió a encontrar con la red. Fue el 28 de Agosto de 2013 en el General Santander, Millonarios venció 1-0 al Cúcuta gracias a ese gol luego de que Dayro Moreno fallara una pena máxima.

El 13 de Noviembre de 2013, Román anotó su tercer gol con Millos, de nuevo en El Campín, pero ahora en el arco sur. Fue en el 2-2 contra Nacional del juego de ida de la final de la Copa.

En ese mismo arco y contra el mismo rival, llegó su cuarto gol, el tercero de la victoria 3-1 sobre los verdes del 9 de Febrero de 2014. La primera victoria en casa al equipo paisa en cuatro años.

El semestre pasado fue el mejor para Román en cuanto a productividad. El 21 de Febrero, día en el que el Club lo condecoró por alcanzar la cifra de 100 partidos, el panameño devolvió atenciones marcando de cabeza el primero de los tantos con los que Millos goleó al Cortuluá 4-1.

El 9 de Mayo, Román anotó el primer gol, otra vez en el arco sur, en la victoria 3-1 sobre el Medellín. Un duelo durísimo que acercó a los Embajadores a la clasificación. Y una semana más tarde, ante Santa Fe, el panameño anotó de cabeza el segundo tanto de los azules, que vencieron nuevamente 3-1, ganaron su clásico número 110 de la historia, clasificaron a los Playoffs y eliminaron al rival de patio ante su gente. Fue, sin duda, uno de los clásicos más bonitos que haya tocado vivir, y Román fue actor importante para el que puede ser el triunfo más bonito de lo que va del 2015.

En total, siete anotaciones, seis en El Campín y una afuera, seis por Liga y una por Copa, seis en partidos que terminaron en triunfo y uno en empate.

Ahora, el panameño comienza otro ciclo. Se va de Millonarios dejando una huella enorme. El calificativo de "ídolo" le queda justo. Román hizo lo que la hinchada siempre pide: amor por la camiseta, dejarlo todo en la cancha y conseguir títulos. Para Román solo quedan palabras y sentimientos de agradecimiento y gratitud por estos más de cien partidos representando como se debe la camiseta del equipo más grande y tradicional de Colombia.

En nombre de toda la hinchada, simplemente, gracias por todo, Román. Esta hinchada nunca se olvidará de su paso por el más grande del país.

Twitter: @elmechu

 

 

Encuesta
¿Para qué está Millos en el 2015?