El caso Blandón: un autogol directivo

El caso Blandón: un autogol directivo

Cuando se administra una empresa o negocio, siempre se deben realizar gestiones pertinentes y convenientes para que exista un crecimiento en todos los sentidos. Al parecer, la junta directiva de Millonarios no tiene ni la más mínima idea de esto, y lo que pudo ser una excelente oportunidad de entrada económica y valorización del club se fue a volar por la negligencia de los señores que hoy gobiernan en Millonarios. Absolutamente todos son culpables y merecen esta crítica: Por culpa de ellos Millonarios dejó escapar un buen arquero, y un buen negocio a futuro.

Eduardo Blandón deslumbró hace casi un año, cuando en medio de la Copa Sudamericana tuvo que reemplazar a José Cuadrado por lesión y fue la figura en Santiago cuando Millonarios eliminó a Colo Colo del certamen. Poco a poco se consolidó en el pórtico embajador a tal punto de llevar una excelente competencia deportiva con el mismo Cuadrado por ser el titular cada semana. Sus participaciones en la copa y en el torneo local le dieron una excelente vitrina como para pensar en una venta al exterior en el mediano o largo plazo que significaría una entrada financiera importante para las arcas del club, más en épocas como éstas en donde se necesita bastante.

Blandón estaba a préstamo, y Millonarios tenía hasta el pasado jueves 10 de Julio para hacer uso de la opción de compra que había puesto el Envigado. En muchas ocasiones leimos y escuchamos todos que la intención de la junta era comprar los derechos deportivos de Blandón. La sorpresa fue escuchar al presidente López en radio ese jueves en horas de la tarde afirmando que no se iba a pagar. Ni la visita del presidente del Envigado a Bogotá, ni la intención de algunos miembros de prensa de intentar mediar la situación para llegar a un acuerdo o a un nuevo plazo para la compra sirvieron. Inclusive, Blandón atajó con Millonarios en el amistoso jugado en la finca ese jueves en horas de la mañana.

El viernes Millonarios confirmó a Óscar Córdoba como nuevo portero y con la noticia se dilapidaba cualquier esperanza que teníamos los hinchas de que el club adquiriera los derechos deportivos de Blandón. La falta de visión de negocio de los directivos de Millonarios es enorme y todo este proceso no fue más que la demostración de ello. Las capacidades de Blandón, la vitrina internacional que tuvo el año anterior en la Suramericana y el nombre de Millonarios eran más que suficientes para un virtual traspaso al exterior en una suma mucho mayor a la que pedía el Envigado y significaría una ganancia importante para el club. Lo vimos todos, menos ellos. Increible.

El viernes Blandón ya no volvió a entrenar, sus derechos deportivos muy seguramente serán adquiridos por Nacional, que al parecer si va a explotar las capacidades del portero. Un autogol directivo enorme, una falta de estrategias de negocio impresionante. Esta junta fue capaz de comprar a Óscar Briceño por un valor mayor al de Blandón, pero cuando tuvieron la oportunidad con el guardameta no sólo no hicieron uso de la opción, sino que además pareció como si no tuvieran la más mínima intención de hacerlo, después de tanto decir que esa compra estaba entre los planes.

Y si la razón es que Blandón no estaba entre los planes, pues sencillo: Se compra y se revende a otro equipo, ahí también se gana algo de dinero.

Y ojo, que Óscar Córdoba no tiene nada que ver con el tema y no puede ser juzgado por este papelón directivo. El último culpable de esto es el vallecaucano, a quien hay que apoyarlo a muerte, pues defenderá los tres palos del equipo de nuestros amores. No hay que desorientar los señalamientos.

Los directivos, que por estos días tienen al grueso de la hinchada en contra, realizan actuaciones que en lugar de subir su imagen la deterioran cada vez más. Esto de Blandón es un papelón de altísimo nivel.
Más populares esta semana
Encuesta
¿Para qué está Millos en el playoff?