La anti-racha de las semifinales y los penales

La anti-racha de las semifinales y los penales

En los últimos cinco años, Millonarios ha disputado ocho semifinales a partidos ida y vuelta de las cuales ganó solo dos y en cuatro de ellas perdió en la definición desde los once metros.

De aquellas épocas en las que la promoción estuvo a solo un punto de distancia y el presente era gris a lo que vive el equipo más grande de Colombia hoy hay una diferencia enorme. Con el paso de los años, la llegada de José Roberto Arango y el nacimiento de Azul y Blanco, las épocas más malas de la historia del Club quedaron en el pasado y Millonarios retomó otra vez su posición como equipo tradicional que es protagonista de la Liga. Dos títulos, un subtítulo y muchas presencias en instancias finales así lo demuestran. Millos, con los años, dejó de ser ese equipo de media tabla para volver nuevamente a ser animador principal del rentado colombiano, como fue durante casi toda la vida.

Sin embargo, este Millonarios todavía tiene una asignatura pendiente y es el de las semifinales en los torneos cuyo sistema de campeonato es el de Playoffs, eliminatoria o eliminación directa, como lo prefiera el lector. En estos cinco años, ya son ocho las semifinales que ha disputado el Embajador bajo este sistema y el balance es negativo: solo en dos ocasiones logró avanzar a la final (Copa Colombia 2011 y 2013), mientras que las otras seis (Copa Colombia 2010, Liga 2011-I, Liga 2011-II, Copa Sudamericana 2012, Liga 2014-I y Liga 2015-I) las perdió, cuatro por la vía de los penales, para un porcentaje del 25% de efectividad en esta instancia.

De esas seis series que no ganamos, solo en una terminamos afuera por diferencia de gol (con Equidad, en el Apertura 2011). En las demás el equipo azul terminó igualado en goles y solo en una (con Tigre, en 2012) no terminó en penales por la regla del gol visitante. Como estadística, desde que existe Azul y Blanco, Millos ha tenido cuatro técnicos. Uno fue campeón y los otros tres, todos, se quedaron por la vía de la serie desde los once metros. Uno de ellos (Ríchard Páez) logró levantar la Copa. Y tanto Páez como Lillo tuvieron malas temporadas en el torneo siguiente de la semi que perdimos en los penales. Esperamos que a Lunari (si sigue) no le ocurra el mismo desenlace.

El de los penales es otro tema que se convirtió en pesadilla en los últimos torneos. Sin ir más lejos, Millonarios acumula ya 14 años sin lograr ganar una definición en una semifinal, desde que despachó al Necaxa de México en la Copa Merconorte 2001 para luego coronarse campeón ante Emelec, también desde los doce pasos. Desde ahí, aunque los penales ayudaron en fases previas como en la Sudamericana 2007, los cuartos de final de los dos torneos de 2011 y -obvio- la gran final de 2012, en semifinales todavía nos cuesta: cuatro intentos, cuatro caídas. Y con un dato coincidencial adicional, en todas las definiciones un jugador referente del equipo falla el penal definitivo.

Le pasó a Yovanny Arrechea en la Copa Colombia 2010 contra Itaguí, luego a Máyer Candelo en aquella definición de, tal vez, la serie más recordada negativamente por la hinchada ante Junior en el Finalización 2011. El que siguió fue Rafael Robayo, quien mandó por encima su disparo en la serie con el mismo Junior pero en casa en el Apertura 2014 y ahora al jugador quizá más importante de las últimas dos décadas, Luis Delgado, frente al Cali el domingo pasado.

Las semifinales y los penales, dos temas que en los últimos cinco años nos han dejado con la ilusión apagada y a un pasito corto de jugar la gran final de varios torneos, y que esperamos para el próximo semestre poder contar que esas anti-rachas por fin se rompieron.

Twitter: @elmechu

Encuesta
¿Para qué está Millos en el 2015?