Cabeza fría en la derrota

Cabeza fría en la derrota

Millonarios depende de sí mismo para seguir con vida en los dos torneos.

Hace un par de semanas todo era alegría, el equipo pasaba a una nueva ronda de Copa Sudamericana, se clasificaba con honores a los cuadrangulares semifinales del FPC, el arquero era imbatible, la defensa era sólida, los creativos estaban claros y los delanteros andaban de romance con el gol. Hernán Torres era el mejor refuerzo de la temporada para Millonarios y se pensaba en que a falta de un esperado título podían llegar dos.

Los más folclóricos ya hacían cuentas del rival que le correspondería a Millonarios en la final del FPC y miraban los rivales del cuadrangular B, antes de pensar en cómo superar a los equipos que completaban el grupo propio, además especulaban con posibles rivales en una final de Copa Sudamericana.

 La garra de Millonarios era resaltada por diferentes medios y se abría la polémica sobre cual torneo debería escoger Hernán Torres para enfocarse netamente, la nómina corta lo obligaba a algo así, según los entendidos. Sin embargo el entrenador azul  dejaba clara su posición de pelear en ambos frentes ya que así lo había hecho durante todo el semestre.

En las buenas todo es bueno, los errores que se cometan, así sean constantes, pasan a un segundo plano,  los jugadores son unos “cracks”, el técnico es un genio y “este Millonarios está para grandes cosas” decían muchos. Todo el mundo estaba montado en “el bus de la victoria”, todo parecía ser un cuento de hadas, casi un sueño del que nadie quisiera despertar, algunos medios se desparramaban en elogios hacia Torres con la campaña que ha hecho.

El inicio de cuadrangulares para Millonarios no ha sido el mejor, ha jugado dos partidos y ha caído la misma cantidad de veces, las duras parecen haber llegado a las toldas azules y con ellas una nube negra de mala energía. Pasamos de escuchar lo buen técnico que es Hernán Torres a un montón de críticas de lo que es su trabajo en cuadrangulares, que es donde valen los resultados. Para muchos, que hace unas fechas daban a Millonarios como candidato al título, “eso se veía venir” a Torres siempre le pasa, domina un campeonato entero y no pasa nada en finales con él y sus equipos.

 Las redes sociales colapsaron ayer con la derrota de Millonarios en Pasto, los que siempre están esperando que el equipo caiga para salir a cobrar salieron de sus escondites y como es normal en estas situaciones buscaban un responsable para caerle encima, para esa clase de personas una cabeza tiene que rodar, tiene que haber un crucificado para que todo esté mejor.

Wilberto Cosme no es el delantero más técnico y efectivo del FPC, incluso con Richard Páez jugaba como casi un volante por derecha, pero en este Millonarios ha mostrado voluntad; contra Gremio abrió el camino de la remontada y muchos han sido los goles que el hincha azul ha cantado este campeonato, pero ayer, en una mala tarde del delantero, no tuvo suerte para meterla y automáticamente se convirtió en un “petardo” para muchos hinchas que olvidan cuantos partidos no han aplaudido al moreno. Y como el caso de Cosme, pasa en todas las líneas, tan solo tomé el caso del delantero porque fue del que más cosas duras leí. Otra hubiera sido la historia si quizás concreta una de las opciones que tuvo ayer frente a José Fernando Cuadrado, nadie le hubiera recordado lo que desperdició y sería inamovible en el once millonario.

 El caso de Hernán torres es similar, ayer su planteamiento fue criticado, quizás se demoró en los cambios, y ya muchos pedían su cabeza “por no ser un técnico para Millonarios”; por no haber escogido un torneo antes, que para muchos es prioridad la estrella 14. Pero me pregunto, ¿no será acomodado pensar en que debió  enfocarse en el torneo local y meter la nómina titular para éste ahora que sabemos que no hay margen de error y que en la Sudamericana el panorama es positivo para Millonarios?

Si, es cierto que le nivel de muchos jugadores no da para estar en un equipo como Millonarios, pero con todo y eso éste plantel  cabalgó el todos contra todos y está en semifinales de un torneo como la Copa Sudamericana por encima de equipos como Cerro Porteño, Gremio, Barcelona y demás, ¿había que esperar una derrota para caerles encima o en la victoria se transformaban en unos genios? ¿Es momento de buscar reemplazantes para ellos? No, las cartas ya están sobre la mesa y con eso va Millonarios hasta el final.

Hace unas semanas el llamado era a la mesura en la victoria, no habíamos ganado nada; ahora lo que me mueve a escribir estas líneas es a la calma, tampoco se ha perdido nada. Millonarios depende de sí mismo para alcanzar una posible final en el FPC, está en sus manos decidir hasta donde llega, quedan tres partidos en casa y uno en Ibagué. En Sudamericana la situación es favorable, el equipo tiene la clasificación en su casa, ganando. Sea cual sea el marcador Millonarios estará en la final de un torneo continental siempre y cuando consiga el triunfo en su casa ante Tigre.

Somos tan “calenturientos” que ponemos a todos nuestros jugadores en un altar cuando ganamos y en tan solo un par de días cuando viene una situación adversa los bajamos y los destruimos de inmediato. Aun falta mucho por jugar, el equipo no ha conseguido nada, pero tampoco se puede cortar la ilusión, bajar los brazos y acabar con todo con una caída. Millonarios está vivo, depende de sí mismo, ¿Por qué tanto pesimismo?

 

 

 

JUAN PABLO CAMELO S.

@juanpcamelo en Twitter.

Encuesta
¿Cómo viste el debut de Millonarios en el 2014?