Estimados jugadores…

Estimados jugadores…

Jugaron el partido que la hinchada más quiere ganar y lo ganaron con fútbol y corazón. ¡Gracias por esta presentación!

Pasaron once días desde aquel 2-0 a Santa Fe en el clásico, entre los cuales vino una semana santa y una doble jornada de eliminatorias. En estos once días, seguro, cada hincha azul que se encontraron en la calle les recalcó lo que significaba el partido contra Nacional. Tanto en las redes sociales como en la vida real lo único que recibieron fueron mensajes de apoyo para que enfrentaran este partido con la altura que se debía. Ganarle a Santa Fe es delicioso, sí, pero ganarle al innombrable es lo único comparable con un orgasmo para el hincha de Millonarios.

Y ustedes, allá en esa cancha, escucharon todas y cada una de las plegarias de esta, la hinchada más fiel y solidaria del país. Ustedes salieron a esa cancha a defender esta camiseta y este escudo -nuestros estandartes por naturaleza- a muerte. Ustedes jugaron como hubiéramos jugado todos y cada uno de los 32 mil que nos reventamos las gargantas apoyándolos sin importar frío, lluvia, en mi caso un pie fracturado. Ustedes fueron hinchas y le regalaron a esta hinchada una noche que no se va a olvidar.

Saben de la presión que existe en Millonarios, que siempre ha existido y que se potenció por lo sucedido el semestre pasado. Sabían que este partido iba a ser el medidor real de este semestre. Con todo y eso, dejaron en la cancha el alma, el corazón. Disputaron cada pelota como si fuera el fin del mundo, entendieron que en la tribuna había sed de revancha y la brindaron. De esta, la noche en que Nacional quedó en su lugar, recordaremos siempre este performance mostrado, demostrando que tienen compromiso con este equipo y que quieren lo mismo que queremos nosotros: la estrella 15.

Jugadores: antes de esta noche, había escepticismo por parte de un sector de la afición sobre cuál sería el papel protagónico de este equipo en el Apertura. Ahora, cuando ustedes le han dado la felicidad más grande de todas a la hinchada en lo que va del año, la gente celebra o duerme tranquila porque sabe que tiene equipo para pelearle a cualquiera, porque ve en el plantel un grupo que quiere ser campeón y recuperarle al club el sitial que nunca debió dejar, porque si se pudo bailar con el más duro de todos los rivales se puede bailar con cualquiera.

La historia del Apertura puede partirse a partir de hoy en dos. El escepticismo de varios ha terminado. Hoy, más que cualquier otro día del año, el hincha cree que este equipo puede ser campeón. Posiblemente la presión va a bajar porque con hechos se ha demostrado que todos vamos para el mismo lado. Hoy solo hay que agradecerle a todos y cada uno de ustedes, los que jugaron y los que no, por esta presentación y por esta victoria. Toda Bogotá está hecha un carnaval gracias a ustedes, por haber afrontado el partido que más le gusta ganar al hincha como hinchas.

La historia no termina aquí, el semestre no se salva por ganarle a Nacional. La Liga y la Copa siguen, Manizales los espera y vendrán más batallas. Nunca se olviden de este día, porque cualquier hincha de Millos en el mundo va a querer que se maten así siempre por esta camiseta, por este escudo y por estos colores. Podemos con cualquiera, sigan luchando por esa 15 que tanto queremos.

Estimados jugadores: ¡Muchas gracias por esto!

Twitter: @elmechu